¿Sabes Dónde Hay Una Fuente?

 

 

    Salmo 36.9 / Juan 7.37,38 / Isaías 55.1

  1. ¿Sabes dónde hay una fuente
    pura de divino amor,
    cuyas aguas celestiales
    manan con ferviente ardor?
    Esta fuente inagotable,
    de eficacia y de valor,
    es el Redentor bendito,
    el precioso Salvador.
  2. Es Jesús la viva fuente,
    donde he apagado yo
    esa sed que consumía
    mi angustiado corazón.

  3. Esa fuente siempre pura
    nunca su cristal perdió;
    y sus aguas refrescantes
    se te ofrecen, pecador.
    Si sediento y fatigado,
    a Jesús la fuente vas,
    satisfecho y aliviado
    al momento quedarás.
  4. ¡Oh! recibe pues su oferta;
    no rechaces, no, su amor.
    Dile: « De esas aguas dame,
    y sabré su gran valor » .
    Sin dinero y sin precio,
    se te ofrece el grato don:
    vida eterna, paz y gozo,
    de tus culpas el perdón.